Embalaje sostenible VS biodegradable

Se usan, y cada vez con mayor intensidad, términos relacionados con la etapa final de los productos. Reciclar, reutilizar, embalaje sostenible, desechar, degradar… Los procesos alternativos y materiales alternativos para que el ciclo de un producto sea lo más sostenible y duradero posible son los que deberían predominar. Sin embargo, todavía existe mucha desinformación acerca de ellos. Como consecuencia, existe una confusión de términos.

Los envases de plástico tradicional, los conocidos comúnmente como «de usar y tirar», están siendo sustituidos. Las alternativas son las reutilizables o confeccionadas con materiales biodegradables o compostables. Otros optan por utilizar procesos y materiales sostenibles. Pero ¿cuál es la diferencia entre envase biodegradable y embalaje sostenible?

Envase BIODEGRADABLE

Su definición básica es la de un material que, por acción biológica, pierde sus propiedades originales. Su composición química se vuelve simple. Durante el proceso, el material es utilizado por agentes biológicos como nutriente, y son los que se encargan de su degradación.

La biodegradabilidad se suele utilizar para le eliminación de contaminantes como residuos sólidos urbanos o de jardinería. También para materiales como el papel y el cartón. Es un proceso que puede tardar años y en el que no interviene la acción del hombre.

Dentro de estos, existen los compostables, que se convierten en abono una vez desechados. Este proceso es más rápido y no deja residuos.

Ventajas de envases biodegradables

  • Sus materiales naturales son consumidos por microorganismos.
  • Eliminan residuos y no liberan químicos.
  • Reducen la huella de carbono.

Uno de los problemas que tienen estos envases es que para que realmente sea efectivo este reciclaje, han de acabar en lugares donde pueda llevarse a cabo su descomposición. Si lo tiramos al basurero de plástico normal, acabará en un vertedero y no estaremos solucionando el problema.

El problema del plástico es su utilización para “usar y tirar”. Es lo que hace que se acumulen grandes cantidades del mismo. Sin embargo, si los envases de plástico los reutilizamos y reciclamos, puede resultar un material útil y duradero.

Un estudio llevado a cabo por científicos de la Universidad de Georgia, California, Santa Bárbara y la Sea Education Association afirma que el 80% de los residuos acaban en vertederos, y solo el 20% se recicla. La regla de las tres R, reducir, reciclar y reutilizar, será nuestra gran aliada si queremos cambiar estas cifras y contribuir a preservar el medio ambiente.

Embalaje SOSTENIBLE

envase sostenible greenbox tradepallet
Embalajes Green Box

Un embalaje sostenible será aquel que, manteniendo la satisfacción del cliente y cumpliendo su función, contribuye a la mejora del cuidado del medio ambiente a lo largo de todo su ciclo de vida.

Esto implica, entre otras medidas, que debe haber sido fabricado de manera respetuosa con el medio ambiente. Es decir, a través de procesos no contaminantes y respetando los recursos disponibles. Que su transporte ha de contribuir a la reducción de emisión de gases. Y que el final de su producto no sea un vertedero de plásticos, mares u otros lugares donde se acumulen.

La sostenibilidad hace referencia a un equilibrio con los recursos del entorno. De manera que no se explote un material más allá de sus posibilidades de renovación. Por lo tanto, es una manera de satisfacer las necesidades actuales sin comprometer, de ningún modo, los recursos naturales disponibles para el futuro.

Ventajas de los embalajes sostenibles

  • Reduce el impacto medioambiental
  • Reduce costes (en recursos naturales y materiales)
  • Comodidad de uso y consumo

¿Cómo se consigue esto?

Para que un embalaje siga la línea de la sostenibilidad, ha de cumplir requisitos como estos:

  • Reducir la materia prima. Con ello reducimos la energía utilizada para su fabricación, transporte y almacenaje.
  • Además, los recursos de los que obtengamos esta materia prima deberían estar certificados por organismos o asociaciones. Estas se encargan de que estas extracciones estén controladas y de que no se exploten los recursos de nuestro planeta.
  • Si unificamos el material que usamos para nuestro producto, ayudaremos a que el reciclaje sea más sencillo y de menor coste. También conviene no producir excedentes de material para que el impacto sea menor.
  • Cuanto más se adapte el envase al producto para el que está diseñado, mayor utilidad se le dará y no se desperdiciará material.

Los embalajes de Tradepallet

Tradepallet y Green Box han buscado soluciones eficientes en todos los ciclos de vida de su producto. Ya desde el origen de sus materias primas (polipropileno, madera sostenible y cartón reciclable), que se encuentran en recursos sostenibles o reciclables.

Y es que los palés se confeccionan con polipropileno 100% reciclado, con un impacto medioambiental muy reducido. La madera que utiliza procede de plantaciones que tienen el certificado de El Programa para el Reconocimiento de Certificación Forestal. Y el cartón escogido es el fabricado con papel reciclado.

Para su envase, buscan el mayor aprovechamiento de la menor materia prima posible. Además, gracias a las materias utilizadas, se pierde menos producto en el transporte. Ya que los envases se adaptan perfectamente al producto que transporta en su interior.

Ahorran un 10% en transporte, con la reducción de impacto en el medio ambiente que eso conlleva. El mismo envase sirve como expositor en tienda, aumentado sus usos.

Usan la logística inversa, el sistema de recuperación y reciclaje de envases que le permite recoger el material usado y reciclarlo. Servirá para la fabricación de nuevos embalajes, reduciendo el volumen de recursos de manera muy notable.

Las tres Rs, reutilizar, reciclar y reducir, forman parte de su política de empresa. Buscan el balance entre el respeto por el medio ambiente, los costes y la satisfacción de sus clientes.

Cada empresa debería buscar la mejor forma de reciclar y alcanzar la máxima sostenibilidad posible. Dependiendo de los recursos que utilice y del tipo de actividad de la empresa, podrá optar por un método sostenible, biodegradable u otra alternativa ecológica.

Una respuesta a “Embalaje sostenible VS biodegradable”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *